Enfleurage: así se hace un perfume

Ve a Perffumes, tienda online especializada en fragancias. ¿Existe una gran variedad de fragancias, verdad? Pues no todas ellas se consiguen de la misma manera. Y no nos referimos a la forma en la que un perfumista mezcla esencias… sino a la forma misma de conseguir esos pequeños botes de esencias que luego harán la magia al ser mezclados de la forma adecuada.

Porque dependiendo de la materia, de si es animal o vegetal, de las particularidades de cada una, de su delicadeza… existe una forma específica para embotellar su espíritu. Hoy te hablamos del enfleurage. ¿Dispuesto/a a descubrir una técnica muy antigua?

Embotellando las flores frescas

Este precisamente es el objetivo por el que nace la técnica del enfleurage en el siglo XVII. Y es justamente lo que consigue. Mediante grasas se consigue atrapar el vibrante olor de un jazmín una violet recién cortadas y guardar su aroma para ocasiones futuras. Flores frágiles como la rosa sólo permiten esta técnica si no se quiere corromper su esencia y más concretamente lo que se hace es aplicar grasas inodoras, que atrapan la esencia de la flor en caliente y luego al enfriarse dan ese aceite esencial que luego será usado para los perfumes.

Es un método algo complejo, delicado, pero que seguramente te quedará más claro si te contamos que lo has visto en películas como El Perfume (Tom Tykwer, 2006):

¿Te ha parecido interesante el post? ¡Compártelo en redes sociales! 😉

También te puede interesar