Preguntas frecuentes sobre la adicción al sexo

adiccion sexo

Muchas personas que disfrutan del sexo, sea con su pareja o con escorts de lujo en Barcelona, llegan a sospechar que pueden ser adictas. Sin embargo, no siempre tiene por qué ser así. Hoy, hemos recogido una serie de preguntas frecuentes al respecto, y las contestamos a continuación:

¿Soy un adicto al sexo?

Hay una serie de indicativos que pueden llevar a pensar que sufres una adicción al sexo. Una persona que emplea la actividad sexual por distintos métodos, como viendo pornografía, sexo telefónico, salas de chat, prostitución o masturbación como un agente adormecedor, algo para evitar sentirse mal, puede estar relacionado con una adicción al sexo.

fantasias sexualesOtros indicadores incluyen que tu cónyuge se moleste por tu comportamiento o que te hayas endeudado por el pago de líneas de sexo telefónico o sitios de pornografía en Internet. Pasar más de 10 horas a la semana es otra señal de advertencia, ya que este comportamiento sexual está interfiriendo con el tiempo que se pasa con amigos, familiares o en el trabajo.

Otro factor clave es que el adicto ha tratado de dejar de participar en el comportamiento sexual pero ha fallado. Cuando todas estas cosas se combinan, es hora de pedirle ayuda a un profesional.

¿Puedo curarme?

Muchos adictos al sexo han informado que pueden controlar su comportamiento sexual a través de diferentes métodos de tratamiento. Algunos, asisten a instalaciones de rehabilitación intensiva; otros, van a sesiones de terapia, asisten a reuniones o usan medicamentos y muchas otras técnicas para controlar su comportamiento sexual. Para los adictos a la pornografía, puede significar el uso de programas de ordenador que bloquean las webs especializadas.

¿Curarse significa renunciar al sexo?

No. A diferencia de las dependencias químicas relacionadas con el alcohol o las drogas, el sexo se reconoce como un aspecto saludable de la vida. El tratamiento para la adicción al sexo, si bien involucra un período de abstinencia, busca controlar la actividad sexual problemática nociva y no deseada a donde ya no causa daño. Puede llevar a dejar de ver pornografía, suspender la solicitud de prostitutas o incluso actividades ilegales. El objetivo es detener el comportamiento dañino, pero ciertamente no renunciar al sexo.

¿Ha resuelto tus dudas este post? ¡Cuéntanos!

You may also like