Experiencias de mierda en la cama

experiencias sexo malas

¡Hola a todos y todas! Seguro que alguna vez, habéis tenido experiencias muy, muy malas en la cama. Porque no todo es oro lo que reluce. Ni siquiera, en el sexo. Si no, preguntadle a las putas Barcelona y a otras profesionales con amplia experiencia si todo ha sido un camino de rosas en su trabajo. No, no es así en su trabajo, ni lo es en las relaciones personales de nadie.

Pero de todo hay que reírse en esta vida. Así que hoy os he preparado un post con experiencias de mierda, terribles, apocalípticas, en la cama. Algunas son mías, de mis amigas, de amigas de amigas o, incluso, de algunas de las personas que me leen y me han enviado sus experiencias.

Preservativo roto

La más típica experiencia horrible en el sexo. Es muy frustrante cuando te intentas proteger como toca y, no obstante, te tienes que enfrentar a las consecuencias del sexo sin protección. Especialmente, esto puede pasar con mayor facilidad si tienes sexo en el agua.

Dientes rotos

Muy poco erótico, ¿a que sí? Pues la persona protagonista de esta historia –una chica- estaba haciendo un trío con su novio y una amiga, y mientras el novio la penetraba desde atrás y su amiga acariciaba sus pechos, ella mordió el cuello de la amiga con mucha fuerza, quien dio un tirón por el dolor y… ¡adiós, diente! Hay que morder con cierta medida…

Eyaculación en el ojo

Muchos hombres se sienten atraídos por la idea de correrse en la cara de sus amantes. Claro que se trata de algo que hay que pactar con anterioridad. Bueno, pues en esta desgraciada historia sexual, se acordó que así sería, pero con tan mala fortuna que el chico eyaculó en su ojo. ¿Conclusión? O ella cierra los ojos, o dejáis de imitar pelis porno.

No había condones de la talla

En este caso, la protagonista de la historia es una chica que conoció a un chico muy atractivo en la discoteca y, después de conectar, una cosa llevó a la otra y acabaron en la cama. Pero, a la hora de tener relaciones, él no llevaba preservativo, y los que ella llevaba, no le cabían. ¡Tíos, hay que llevar condones por si surge la ocasión! Claro está, no lo hicieron.

Si tú también tienes una historia que quieres contar, ¡mándanosla!

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *