Excusas por las que no disfrutamos del sexo

disfrutar sexo

¡Hola otra vez! Hoy me gustaría que hablásemos sobre todas esas excusas que nos damos para ser felices, esta vez, en la cama. Lo he hablado con amigas, con amigos, con putas de Barcelona, con personas que se dedican a la sexología… Y, al final, he encontrado las mismas excusas en todas partes:

“No soy una persona muy sexual”

La pérdida de deseo sexual es una preocupación común para muchas personas y es un problema que no tiene una sola causa. Cuando tengas pensamientos persistentes acerca de sentirte indigno, no amado, no deseado y no merecedor de buen sexo, así como no lo suficientemente atractivo, es posible que llegues a la conclusión de que, simplemente, no eres muy sexual. Pero todo el mundo tiene energía sexual y la capacidad de expresar y disfrutar una vida sexual plena. Lo que puede pasar es que tus pensamientos negativos sobre ti significan que pierdes el contacto con la parte sexual de ti mismo y comienzas a sentirte desconectado de tu sexualidad. Identificar la conversación interna que está dañando su expresión sexual te permite comenzar a reconectar con tu sexualidad y descubrir que no eres diferente a ninguna otra persona: te mereces y tienes derecho a la felicidad sexual.

“Sólo las personas guapas tienen sexo”

El sexo comienza en el cerebro, y la atracción sexual y la energía se alimentan de factores distintos a la apariencia física. Cuando haces el amor, eres mucho más que tu cuerpo.

Esta creencia, en realidad, se alimenta de las comparaciones que haces entre ti y otras personas. Las personas guapas no tienen relaciones más exitosas, ni tienen un mejor sexo. La satisfacción sexual se trata de la autoaceptación. La forma en que te sientes acerca de tu cuerpo es evidente para otras personas y puede hacer que el sexo sea una alegría o un desastre. El peligro con esta creencia es que empiezas a jugar el juego “Si sólo”: “si sólo fuera más delgado, más atractivo, más sexualmente aventurero, entonces podría tener la vida sexual que quiero”. Cuando haces que tus sueños dependan de algún otro cambio, reduces las posibilidades de que encuentres el coraje para conseguirlo. No hay nada que ganar esperando. Debes comenzar a tomar medidas para cambiar ahora.

El sexo no es tema de risa

Jugar, ser tonto y reír son maneras geniales de profundizar la intimidad y mejorar el placer sexual. Algunas personas creen que el sexo debe ser, simplemente, “romántico” y, por lo tanto, le dan una gran dosis de seriedad a la experiencia. Pero cuando el sexo no puede incorporar elementos de juego, a menudo es una indicación de una conexión emocional empobrecida. Por lo general, no es difícil devolver la diversión al sexo, incluso si te sientes un poco forzado al principio.

Hay que tomar el sexo como lo que es: una actividad placentera, divertida, que nos hace sentir mejor con nosotros mismos y con los demás y, como tal, no es necesario que haya sentimientos románticos involucrados. Incluso puedes compartir experiencias sexuales con tus amistades y fortalecer esa relación.

Deja de darte excusas y permítete ser feliz en el sexo, porque todo el mundo merece serlo.

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *