Cómo llegar a fin de mes y no morir en el intento

ahorra

Hoy os voy a dar algunos de los trucos a los que recurro habitualmente para conseguir llegar a final de mes. Que entre facturas, alquileres, y vida social, siempre se hace muy cuesta arriba. La idea no es hablar de grandes esfuerzos ni nada por el estilo; más bien truquitos que pueden hacerse servir de manera inmediata y que ayudan para tapar agujeros. ¿Empezamos?

 

Empeño de mi coche

Esta fue la primera gran medida que apliqué a principios de mes. Llevo mucho tiempo viviendo en una gran ciudad y, aquí, no uso para nada el coche. Es más, las pocas escapadas de fin de semana que hice con mis amigas acabaron con el alquiler de un vehículo más grande, para que pudiéramos caber todas. De modo que para tenerlo chupando polvo en el garaje, opté por acudir a una casa de empeño coches Barcelona. Me lo tasaron, me dieron un crédito, y ahora lo tendré que ir devolviendo a plazos, pero de entrada me sirvió para poder costearme algunos gastos extra que he ido teniendo en forma de nacimientos y cumpleaños ajenos.

Venta de todo lo que no quiero

Aprovechando aplicaciones tipo Wallapop, me he sacado de encima infinidad de cosas que ya no quería: ropa, muebles, trastos en general. Lo bueno es que se trata de una entrada constante de dinerito: los anuncios que voy colgando en estas apps van llamando la atención constantemente, por lo que puede que al mes y medio de haber subido las temporadas de Anatomía de Grey (por ejemplo) salga un inesperado interesado. ¡No dejéis de recurrir a la venta de segunda mano!

 

Mercadillos en la ciudad…

A través de Facebook encontré un grupo en el que sus miembros se dedicaban a ir anunciando mercadillos de segunda mano por toda la ciudad. De ahí salté a más y más grupos, y resulta que ciudades como Barcelona (la mía) tienen infinidad de eventos cada fin de semana. Lugares conocidos, recintos míticos, bares de noche… cualquier lugar es bueno para ser reconvertido a mercadillo francamente cool (la calidad de los asistentes es impecable) que además de suponer un plan dignísimo para un domingo por la mañana, sirve para ahorrar y de qué manera.

 

…Y planes baratos

¿Para qué ir al cine el domingo, que vale 12€, en vez de hacerlo el lunes, que vale menos de 5€? ¿Por qué pagar por una exposición que vaya a incluirse en el evento de puertas abiertas nocturno que varias ciudades llevan a cabo una vez al mes? Empecé a plantearme estas preguntas y ahora soy una viciada de las ofertas. Busco en las páginas de los eventos que me interesen si hay algún descuento especial, me hago socia de todos los cines y teatros de la ciudad para conseguir constantes descuentos… Barcelona, Madrid, etcétera, son ciudades caras, pero si uno sabe cómo moverse, ¡puede vivirlas sin problemas!

 

En casa, a oscuras y apurando el agua caliente

Esta quizá os pueda parecer ya una propuesta más controvertida. Pero en serio: no necesitamos tanta luz. En mi casa intento aprovechar de la luz natural todo lo que puedo, subiendo todas las cortinas. Y por la noche, cuando me relajo a ver la tele y demás, también lo apago todo. De esta manera mis facturas de la electricidad van bajando sensiblemente. Aplicando el mismo razonamiento a otros gastos, también ahorro: el agua caliente se usa sólo para la ducha y para enjuagar los platos. Para cepillarme los dientes, las manos, o incluso limpiar el plato de la ducha, pongo el agua totalmente fría. Y así mis facturas del gas se han convertido 20, 30€ más económicas. Oh, y por supuesto, todo lo que no use lo apago del todo (nada de stand by) y los cargadores de móvil y tablet no los dejo nunca conectados.

 

¿Qué otras medidas se os ocurren para ahorrar? ¡Espero vuestros comentarios!

You may also like